Saltar al contenido

¿Cómo Limpiar un Teclado Mecánico?

Tu teclado mecánico es un compañero de trabajo y de juegos infatigable. Está siempre ahí, al pie del cañón. Si has elegido un buen modelo, aguantará toda la batalla que le des. No te pide nada a cambio, pero tal vez deberías tener en cuenta que necesitas limpiar tu teclado mecánico de vez en cuando.

limpiar teclado mecánico

Generalmente, no cubrimos nuestros teclados cuando no están en uso y están recibiendo polvo continuamente. Incluso aunque tapases el tuyo cuando no está en uso, el tiempo de uso recibe polvo del ambiente, fibras diminutas de tu ropa, grasa natural de la piel de nuestros dedos… Esto no pinta bien. Y eso sin contar si solemos comer o beber cerca del teclado, se nos ha derramado algo, han caído migas de comida o algún desastre similar causado por nosotros, algún niño o mascota.

Resumiendo: un teclado mecánico necesita una limpieza periódica. No te preocupes, te enseñaremos cómo hacerlo.

9 tips para limpiar tu teclado mecánico de un modo eficiente

Una buena idea es aspirarlo frecuentemente con una aspiradora antiestática y mantener el teclado cubierto cuando no lo uses. Si no te motiva la prevención o, aun previniendo, no es suficiente, ten en cuenta lo siguiente:

  1. Si se ha derramado algo, sécalo inmediatamente con papel o bayetas absorbentes. Retira todo el líquido posible y luego déjalo que se seque del todo al aire antes de dar más pasos de limpieza. Además, tendrás que comprobar si el líquido ha afectado al funcionamiento del teclado. En caso de que funcione correctamente, puedes proceder a limpiar con normalidad cuando ya esté seco.
  2. Si tu teclado no ha sufrido ningún accidente con líquidos y no has tenido que hacer lo anterior, puedes limpiar la parte accesible de las teclas con un limpiador especial o alcohol isopropílico con una bayeta que no deje pelusa.
  3. Existen unas masillas especiales para capturar la suciedad entre las teclas. Lo ideal es usarlo con las teclas quitadas una vez desmontado el teclado, pero, si no está muy sucio y tienes maña y cuidado, puedes probar sin quitarlas.
  4. En general, es posible que lo mejor para eliminar la suciedad sea quitar las teclas del teclado. Si así lo consideras, ten cuidado al retirarlas. Antes de nada, te recomendamos dos cosas: hacer una foto a tu teclado para saber dónde va cada tecla y, de paso, colocarlas en orden en una mesa según las vayas retirando. Así será más fácil volverlas a poner y, si te olvidas o mueves alguna de sitio sin querer, puedes consultar la foto.
  5. Haz un poco de presión y tira de cada tecla. Algunos teclados traen una pequeña herramienta para hacer esto de manera más sencilla, pero no es imprescindible.
  6. Con las teclas ya quitadas, pon tu teclado bocabajo y dale suaves golpecitos para que caiga la mayor cantidad de suciedad antes de proceder a limpiar.
  7. Ahora es momento de usar, si tienes, la masilla especial para atrapar los restos de suciedad. Te será muy útil, pero no es imprescindible.
  8. Posteriormente, empapa una bayeta que no deje pelusa en alcohol isopropílico para limpiar la superfície de tu teclado mecánico con cuidado. No dejes ningún hueco sin limpiar. No tengas miedo de apretar para dejar limpio a conciencia todo el teclado. Tendrías que hacer muchísima fuerza para dañar el teclado.
  9. Una vez limpia la superficie del teclado mecánico, es el momento de limpiar las teclas. Hay algunas personas que las sumergen en líquido para limpiarlas, como en agua con una tableta de las que se usan para limpiar prótesis dentales. Sin embargo, te recomendamos de nuevo usar alcohol isopropílico: es el más adecuado. Quizá te cueste más caro que el alcohol de farmacia, pero igualmente es un producto barato y te durará muchísimo. Lo puedes utilizar para limpiar todos tus aparatos electrónicos, salvo que en sus indicaciones te digan lo contrario. Este proceso de limpiar las teclas te va a llevar algo de tiempo, ya que tienes que cogerlas una por una y darle con la bayeta con alcohol isopropílico por cada lado. Cuando hayas limpiado cada una, puedes ponerla en su sitio, ya que el alcohol se seca al instante. Recuerda fijarte bien en el sitio de cada tecla para colocarla correctamente.
gel limpiar teclado mecánico

Con estos tips puedes limpiar fácilmente tu teclado. Esto es recomendable hacerlo cada seis meses si tienes cuidado de no ensuciar mucho. Si no eres cuidadoso en este aspecto, tal vez necesites hacerlo con más frecuencia, así que dejamos a tu elección en qué prefieres hacer un cambio de hábitos, si en el cuidado de tu teclado o en la frecuencia de limpieza del mismo.

Ten en cuenta también que si, semanalmente, pasas una bayeta que no suelte pelusa mojada en alcohol isopropílico, tu teclado mecánico se mantendrá limpio por más tiempo.

Elige los tips que necesites para darle un adecuado mantenimiento a tu teclado y dejarlo impecable.